Renegade Ops: Análisis

Creo que nunca me cansaré de decir lo mucho que me gustan los juegos descargables de esta generación. Tanto los de desarrolladoras conocidas o no, como los independientes, ambos son juegos con ideas interesantes (a veces recuperadas de lo retro), divertidos y con un precio que se les ajusta bastante (salvo en contadas ocasiones).

Este es totalmente el caso en Renegade Ops, un juego divertido, con una propuesta interesante, aunque puede que no muy ajustable a su precio. Desarrollado por Avalanche Studios y distribuido por Sega, el juego se inspira fuertemente en los shooters de scroll lateral y de los shooters arcade más clásicos como por ejemplo Commando, solo que está vez no pilotamos naves espaciales o somos un soldado por una jungla, sino que vamos montados en camiones blindados armados hasta los dientes.

La historia:

Renegade Ops no destaca por tener una gran historia. Es más bien la típica historia de una película o cómic de acción: Inferno, un extravagante terrorista destruye una ciudad, y amenaza con seguir con la matanza. Los gobiernos quieren negociar para variar, y no tomar acciones directas. Hay es donde entra el General Bryant que se opondrá a los líderes mundiales y se tomará la justicia por su mano, formando un equipo de soldados renegados para combatir a Inferno y su organización. Y luego se sucederán un montón de clichés que nos aportarán alguna que otra situación divertida.

Toda la trama está contada usando un estilo visual tipo comic, incluso durante las fases cuando nos hable Bryant o Inferno suelte alguna sandez tipo “soy el malo maloso”, todo será a través de viñetas con las voces dobladas. Las cutscenes también lo serán, e incluso tendrán algo de movimiento, como en los cortos de Watchmen u Origen.

El juego:

Básicamente Renegade Ops se divide en 9 fases donde iremos realizando una serie de misiones en un mismo escenario: principales, que suelen ser destruir algún vehículo o conseguir un pase (destruyendo un vehículo), y las secundarias que son más del tipo “recoger objetos”. No debemos de perder mucho el tiempo con las secundarias ya que si lo hacemos el juego entrará momentáneamente en cámara lenta y nos saldrá un cronómetro con un límite de 3 minutos. Si fallamos, fin de la fase.

Las fases duran entre los 20 y 40 minutos. Si perdemos las vidas o se acaba el tiempo, tendremos que empezar de cero, pero no perderemos los progresos de nuestros personajes.

Al principio de cada fase elegiremos la dificultad: fácil (vidas infinitas, sin uso de mejoras,  con menos puntuaje), normal (5 vidas, puntuación normal), y letal (más difícil, 3 vidas y más puntuación). También elegiremos entre 4 protagonistas distintos con sus habilidades y mejoras: Armand, que podrá usar un escudo; Diz, que tendrá un disparador de IEMs (Impulso ElectroMagnético); Roxy, que podrá llamar a un ataque áreo; y Gunnar, que podrá convertir su coche/tanque en una torreta inmóvil pero muy potente.

Además de eso, podrán equiparse mejoras (hasta 4, por el nivel que yo me quede q era 40), de una tabla de ellas que irás desbloqueando. Tendremos 3 “árboles” de mejoras: defensivas (vida sobretodo), ofensivas (relacionadas con tu arma secundaria) y tácticas (relacionadas con tu habilidad especial).

En el juego contaremos con una ametralladora como arma principal que dispararemos y manejaremos con el segundo stick, y además armas secundarias (misiles, cañón de riel, lanzallamas) que se nos agotará y tendremos que buscar munición. Uno de los curiosos toques retro es la posibilidad de ir aumentando el poder de la ametralladora al encontrar power-ups, que perderemos si perdemos una vida.

También en alguna ocasión podremos coger un helicoptero, aunque por desgracia no será en muchos momentos.

Sin embargo aunque se influencia de los shooters de scroll (lateral o vertical), la pantalla no se irá moviendo como en estos, y podremos movernos con casi total libertad por la fase, lo cual es uno de los aspectos que más me gustan del juego.

Una cosa que también me resulto interesante fue los momentos en que te metes dentro de un base, donde aparece un “minijuego” donde tienes que pulsar rápidamente  una tecla hasta acabarlo mientras se suceden unas viñetas ensañando que está pasando dentro. Lastima que durante el resto del juego sea exactamente igual.

En cuanto al multiplayer no hay mucho que decir. Es un modo cooperativo de hasta cuatro jugadores con pantalla dividida. No pude probar el modo online, pero creo que es básicamente lo mismo que jugar en una consola

Gráficos, sonido y presentación:

Renegade Ops es un juego que mezcla un entorno 2D con gráficos 3D, con una vista isométrica. Algo así como eran los Diablo o Baldur’s Gate, pero donde todo el escenario y los elementos tienen texturas 3D.

Siendo un juego muy alejado de los triple A o los que salen en formato físico, tiene un gráficos muy buenos, con unos efectos de luz, además de efectos meteorológicos, muy conseguidos y que no dejan de encandilarme, cada vez que juego. El nivel de destrucción es bastante alto, prácticamente cualquier edificio puede destruirse, y las explosiones o demoliciones son geniales.

Los entornos están muy bien creados con muchos detalles, pero aunque hay varios (desierto, jungla, bosque) no puedes evitar una sensación de estar en escenarios muy parecidos.

En el apartado de sonido la cosa no anda tan bien. Aunque todo lo relativo a efectos y demás están bien conseguidos, el doblaje del juego no es nada del otro mundo, solo pudiendo destacar a Alfonso Vallés (quien hizo un estupendo trabajo doblando a Solid Snake), como el General Bryant. El resto de personajes, como Inferno o Natasha están correctos, pero las voces de extras son horribles.  Y en cuanto a la música, no es mala, pero tampoco es destacable, o no tiene nada que te haga recordarla (algo que sin embargo otros piensan que es lo mejor en una banda sonora; no es mi caso).

Conclusiones:

Para resumir todo, Renegade Ops es un juego divertido, de esos que coges para echar el rato y una risas mientras explotas vehiculas y destruyes edificios.  Ciertamente no es muy variado y una vez jugado su modo single player, poco volverás al juego, a no ser que sea con algún amigo o si quieres mejorar todos los personajes disponibles.

Aunque no creo que el fallo sea el juego en sí,  creo que el problema está en el precio (1200 Mps) que es un poco caro para un producto como este. Si hubiese estado algo más completo, como poner algunos modos extras, la cosa cambiaría bastante. Pero si lo piensas bien, su estructura es muy parecida juegos como Scott Pilgrim (que a mi me encanta), es juego puro arcade de los clásico: diferentes personajes, 9 fases, puntuaciones (que se pueden comparar online). Un juego hecho a la medida de aquellos que les encantaban los arcade y se dejaban su paga en las recreativas de su barrio.

Yo a día de hoy sigo jugando, y se lo recomiendo a todo fan del género, y si podéis obviar su precio, podréis pasar solos o con algún/os colega/s, unas tardes realmente divertidas.

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.